Aspectos de Radiología que debe conocer el estudiante de pregrado

Aspectos de Radiología que debe conocer el estudiante de pregrado

Recuerdo que la materia de “Radiología” en el pregrado de la Escuela de Medicina “Luis Razetti” de la Universidad Central de Venezuela, eran cuatro o seis clases magistrales en el auditorio del Clínico (Hospital Universitario de Caracas HUC), seis semanas de pasantía y una guía de lectura sobre la imagen radiológica. Asistí a todas, recuerdo la fisionomía y el rostro del profesor pero no el contenido de las mismas. Ahora comprendo porqué la Teoría Conductivista ya no aplica.

Supe del postgrado por compañeras del Internado Rotatorio que lo estaban cursando. Actualmente el conocimiento de radiología es mucho mayor por los avances tecnológicos, la modernización de los servicios de radiología con increíbles equipos diagnósticos y terapéuticos mínimamente invasivos, y la difusión por redes sociales, que ha aumentado con la situación de pandemia de la mano con la implementación de la telemedicina por las condiciones mundiales, donde hay que reconocer que la Teleradiología es pionera, mucho antes que la COVID-19. El medico radiólogo ya no esta oculto en la sala de lectura, ni es una maquina de dictado de informes; cada vez es mas conocido por el paciente y su participación médica es activa como especialista interconsultante.

Lo primero que se debe trasmitir, es ¿qué hace un medico radiólogo?. La información proporcionada por la página web RadiologyInfo.org para pacientes, patrocinada por el American  College of Radiology  (ACR) y la Radiological Society of North American (RSNA), es una excelente referencia de conocimiento para los pacientes, familiares y demás proveedores de servicios, sobre el papel del radiólogo  y de la radiología, definiéndolo como “medico graduado con especialidad en el diagnóstico y tratamiento de entidades y lesiones utilizando técnicas de imágenes, conociendo como se obtiene la misma, cuál es la mas adecuada, adaptando protocolos de trabajo parta cada paciente, conoce el funcionamiento de los diferentes equipos y como muchos técnicas, emplea radiaciones ionizantes, adicionalmente implica la formación en protección y seguridad radiológica, efectos biológicos e interacción con la materia”.

Hay que tener en claro que la radiología abarca no solo las ciencias médicas sino todas las ciencias básicas, englobando química, física, ingeniería  y biología. De forma práctica,  explicar como se genera la imagen y que interacción existe con la materia para poder definir y diagnosticar. Las técnicas de imágenes se basan en “ondas” y su longitud: radiaciones ionizantes o los Rayos X de longitud de onda cortas o pequeñas, que se emplean en radiología convencional, tomografía computarizada, mamografía, densitometría ósea… o las emisiones de radiofrecuencias, empleadas en resonancia magnética, cuya longitud de onda es mas larga. Las ondas electromecánicas resultante del fenómeno piezoeléctrico, constituyen la base física del ultrasonido.

La base de la radiología es el empleo de radiaciones ionizantes, cuyo descubrimiento se remonta al 8 de noviembre de 1895 cuando el físico Wilhelm Conrad Röntgen experimentaba con un tubo catódico (tubo de Crookes) y de forma accidental, obtuvo la imagen luminiscente de la mano de su esposa, sobre un papel fluorescente sensible a la luz. ¿Qué es lo que sucede? Los fotones luminosos de corta longitud de onda que compone los Rayos X, son capaces de interactuar con los átomos de la materia, ionizándolos, es decir, extraen un electrón orbital, por ello su nombre de “radiaciones ionizantes”. La atraviesan en mayor o menor grado, produciendo una impronta sobre la película radiográfica, mas blanca o mas gris, o simplemente no produciéndola (imagen radiolúcida).

 A partir de este fundamento, se crearon las distintas técnicas de imágenes: la radiología convencional, la mamografía, la tomografía computada, la densitometría ósea,  cuyas diferencias radican en la resolución, la capacidad de penetración del haz de rayos X (determinado por la tensión del tubo), la calidad del haz (determinado por la corriente del tubo), la planaridad… Por ejemplo: en mamografía, una radiografía de la mama, se emplean bajas dosis de radiación, tanto por la sensibilidad del tejido, como por su grosor: el tejido fibroglandular es un tejido blando, con facilidad de ser atravesado por el haz de rayos X y mas cuando se ejerce una compresión donde la superposición de tejidos de este órgano tridimensional, se minimiza, obteniendo una imagen bidimensional. La modalidad de Tomosíntesis, produce una radiografía 3D de la mama, mejorando la resolución espacial y el contraste la imagen sin necesidad de emplear mayor dosis de radiación, gracias al movimiento oscilatorio del tubo. Con respecto a la planaridad, podemos obtener imágenes en los tres planos ortogonales (sagitales, axiales y coronales), con equipos de avanzada como lo es la tomografía computada, donde su funcionamiento se basa en el giro alrededor del paciente, del tubo de rayos X, su recepción simultánea en un sistema de detectores permitiendo así la “multiplanaridad” de la imagen.

Algo importante a considerar en la practica radiológica es el uso de materiales de contrastes, son sustancia capaz de absorber los fotones, creando hiperdensidades en la imagen final, que produce un “contraste” de tejidos que no están resaltados en la imagen convencional: vasos sanguíneos, tubo digestivo, órganos sólidos (según su vascularización). Estas sustancias son a base de yodo o de Bario, se administran vía oral (tanto el bario como el yodo), o endovenosa (solo yodo), y su tránsito opacifica estructuras que muestran igual densidad, es decir, los mismos tonos de grises, pudiéndose observar el marco colónico, el estómago, las arterias y venas (dependiendo del tiempo de la adquisición de la imagen luego de su administración), o los uréteres, donde no solo la imagen es anatómica sino funcional al valorar el filtrado y eliminación renal. El radiólogo debe estar en la capacidad de elegir el contraste adecuado, las vías de administración y sus indicaciones, contraindicaciones y efectos adversos.

Hay métodos no fundamentados en radiaciones ionizantes como lo es la imagen por resonancia magnética que también emplea ondas electromagnéticas en forma de radiofrecuencias: pulsos emitidos por unas antenas o bobinas que van sobre o alrededor del paciente, el cual esta sometido a un alto campo magnético. Aquí la cosa se complica (y es cuando se le huye a la física de la especialización): las ondas de radiofrecuencia, excitan y relajan los átomos de hidrógeno, elemento constitutivo mas abundante en nuestros tejidos, sometidos a la acción de un campo magnético externo, liberando energía que será traducida para poder generar las imágenes. Y como se fundamenta en la constitución de los tejidos, resulta muy buen contraste para los tejidos blandos, con un gran detalle tisular dependiendo de variabilidad de la cantidad de hidrógeno que conforma el agua, elemento mas abundante del cuerpo humano. Algo importante de trasmitir como opinión personal: la resonancia magnética es el método de imagen mas completo, no solo por esta caracterización tisular, la resolución espacial, el alto contraste, además es un estudio multiplanar,  se puede administrar contraste, a base de Gadolinio, y es un estudio funcional, determinando Biomarcadores como indicadores de la respuesta biológica: cómo se perfunde un órgano, cual es el volumen sanguíneo que le llega, la celularidad de una lesión, el movimiento del líquido cefalorraquídeo, la cantidad de metabolitos de una zona tisular… Caracterizándolo como un estudio multiparamétrico funcional y seguro.

Y ahora que mencionamos la inocuidad de un método, el mas conocido y ampliamente difundido es el ultrasonido, donde el radiólogo lleva la batuta. La base física de la formación de la imagen es la piezoelectricidad, que es la propiedad física de una estructura que en este caso es el cristal piezoeléctrico de los trasductores, que tranforman los impulsos eléctricos en ondas ultrasónicas, con frecuencias por encima del sonido audible, las cuales atraviesan los tejidos, pudiendo ser reflejadas, refractadas, dispersadas o absorbidas, y dependiendo del tipo de “eco” que produzcan, tendremos la variabilidad de la imagen. Algo importante de resaltar es la accesibilidad a cada uno de estos métodos de imágenes, tanto por su costo, como por su disponibilidad en los centros de salud o en los consultorios, por ejemplo el ultrasonido es bastante accesible, existiendo inclusos equipos portátiles sin peso alguno, trasladables por el especialista a diferencia del gantry de un tomógrafo o el imán de un resonador, que incluso necesitan áreas especializadas, con especificaciones arquitecturales. Ambos factores son indispensables para que el paciente acceda a métodos diagnósticos, además de su correcta indicación. Es por ello el papel protagónico del medico radiólogo como especialista interconsultante y orientador del estudio diagnóstico e incluso terapéutico.

Valentina Ochoa Pérez.

Caracas, 15 de abril de 2022

Material revisado para el Curso de Diagnostico por Imágenes en el Aniversario de la Escuela de Medicina Jose María Vargas, octubre 2020. Facultad de Medicina, Universidad Central de Venezuela.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Categorías

Suscríbete

Mantente al tanto de los nuevos artículos en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue Leyendo

Encuentra información interesante sobre imagenología en nuestro blog, comparte los artículos con tus amigos e interactúa conmigo

¡Reserva una cita ahora!

Siéntete libre de reservar una cita con la Dra Valentina para aclarar ese problema imagenológico que no logras resolver

Ir arriba